Por Paulina García M.

“Imagina que viajas al pasado y allí conoces a tu padre, incluso antes de que te engendrara. ¿Cambiarías algo con ese encuentro? ¿Es siquiera posible que algo pueda cambiarse? ¿O que el tiempo es una bestia y que no puede ser derrotada?”, este es uno de los cuestionamientos que hace la serie alemana “Dark”. 

Esta historia aborda diversos temas, como son: la comprensión de la existencia humana, la dualidad entre luz y oscuridad de cada uno de nosotros, así como la repercusión que tendrán en el futuro nuestros actos presentes y la certeza de que todo está conectado, como si se tratara de un círculo cíclico.

“Dark” se desarrolla en un pequeño y melancólico pueblo alemán, en donde sus habitantes viven sumergidos en una realidad insatisfactoria, la mayoría de ellos son personajes sombríos que, a lo largo de la trama van revelando su faceta oscura, tras la que ocultan secretos, adicciones, amoríos, infidelidades y traumas.

La serie alemana se desarrolla en diversas líneas temporales que se entrecruzan, ubicándose en los años: 1953, 1986, 2019 y 2052. En esta historia, al igual que ocurre en películas como “Back to the future”, los personajes tienen encuentros con sus familiares o con sus “yos” del pasado o del futuro, sólo que aquí, hablan entre sí e incluso en ocasiones se sorprenden por los cambios radicales que han ocurrido en su personalidad. 

“Dark”, gira en torno a los viajes en el tiempo, sin embargo, su trama requiere paciencia y mucha atención por parte del espectador, pues para develar los misterios, es necesario reconocer a cada uno de los personajes en sus diversas épocas y las relaciones que entablan entre ellos, así como la historia oscura que encierra cada uno. 

Actualmente, “Dark” cuenta con dos temporadas en Netflix, pero todavía existen muchos hilos por unir y preguntas sin resolver, por eso, se espera que el próximo año se esclarezcan las situaciones pendientes en la tercera y última temporada de esta exitosa serie.