En febrero de 2015, Alejandro Juárez alias “El Chino”, fue detenido en las calles del municipio de Tultitlán cuando trasladaba a una de sus victimas de 16 años de edad, a un hotel donde era obligada a tener relaciones sexuales a cambio de dinero.

Elementos de la Fiscalía Especializada de Trata de Personas y de la Policía Estatal realizaban investigaciones en las inmediaciones de un hotel cuando vieron una camioneta de gama alta llegar al lugar de los hechos la cual era conducida por el ahora sentenciado; del automotor bajó la joven e ingresó al hotel para luego regresar con su captor y ser llevada a otro hotel, razón por la cual “El Chino” fue detenido y la victima rescatada.

“El Chino” era el encargado de trasladar a las victimas y cobrar por los servicios sexuales.

Ahora, cuatro años después Alejandro Juárez Leos fue sentenciado a 28 años, 10 meses y 26 días de prisión por el delito de trata de personas, en su modalidad de la acción dolosa de una persona para transportar a una persona con fines de explotación a través de la prostitución ajena, con modificativa agravante de haberse cometido en agravio de una menor víctima.