Por Paulina García M.

Seguramente ante alguna situación de miedo, nerviosismo o enamoramiento, has experimentado una sensación de cosquilleo en el estómago. Por ello, se dice que esta parte de nuestro cuerpo es el segundo cerebro, ya que en él se albergan millones de neuronas. 

La ansiedad que podemos experimentar en ciertas ocasiones, además de generarnos adrenalina, provoca que nuestro cuerpo mande una mayor cantidad de sangre a las piernas y brazos para poder huir, esto hace que disminuya la cantidad de sangre en el aparato digestivo. A su vez, se liberan sustancias conocidas como neurotransmisores, que envían señales a nuestro cerebro y provocan las llamadas “mariposas”, así lo afirman especialistas de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Así mismo, de acuerdo con ciertos estudios realizados mediante resonancias magnéticas, se ha encontrado que las sustancias que se generan durante el enamoramiento y ante el miedo, son las mismas.