¿Cómo desechar de manera correcta el aceite de cocina usado?

148

El aceite vegetal es uno de los elementos esenciales en la cocina, sirve para sofreír, para freír, para guisar, para incluirlo en aderezos o como complemento para ensaladas. Existen muchos tipos de aceite, desde el de maíz o canola, hasta el de semillas de uva, de girasol o de soya. Sin duda es uno de los ingredientes que no pueden faltar en tu cocina, sin embargo, al ser tan esencial, lo ocupamos casi a diario y no siempre sabemos desecharlo de manera adecuada, sobre todo cuando freímos alimentos con una gran cantidad de este o cuando abrimos latas de atún para drenarlas. Si todavía no sabes cuál es la manera de deshacerte del aceite sin contaminar, te lo diré en breve.

Antes me gustaría recordarte que el agua y el aceite, como dice la expresión popular, no se llevan, por lo tanto, cuando los juntamos, el agua se vuelve inservible, es decir, ya no se puede reciclar. De acuerdo con el Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental A.C. (FCEA), un litro de aceite puede contaminar hasta mil litros de agua potable. ¡Qué terrible! ¿Te imaginas cuántos litros de agua has contaminado de manera inconsciente a lo largo de tu vida por escurrir las latas de atún en el fregadero? (si es que lo has hecho, claro) o ¿cuántos litros has contaminado por que se te cayó un poco de aceite del mismo sartén en el que freíste algo cuando ibas a lavarlo? Por suerte, puedes cambiar tus hábitos culinarios y dejar de contaminar de más el agua, que de por sí es un recurso vital que no es reconocido como lo merece y corremos el riesgo de que pronto comencemos a sentirlo bastante escaso.

Deshacerte del aceite usado es más fácil de lo que imaginas. En realidad sólo necesitas un embudo, una botella de plástico con tapa o un envase de vidrio con tapa, un marcador y recordar que debes vaciar el aceite usado en la botella. El marcador será para escribir en la botella algún mensaje que te ayude a recordar qué es lo que guardas en ella. Por ejemplo, en casa tenemos dos botellas para el aceite, una para el de canola que usamos para freír milanesas, empanadas (todo ese tipo de alimentos empanizados y demás) y una para el aceite de las latas de atún. En cada una de las botellas ponemos una breve leyenda como “ACEITE” o “SÓLO ACEITE DE ATÚN”. Esto con la finalidad de no mezclarlos y recordar en qué botella va cada uno. Al principio puede que no sea fácil que te acostumbres a hacerlo, pero como todo, mientras más lo pones en práctica más sencillo te resultará después. Es una buena manera de ayudar a no contaminar más nuestro medio ambiente desde casa. Por último, obvio te preguntarás cuál es el siguiente paso, cómo te deshaces de las botellas que ya llenaste con su tipo específico de aceite. Déjame decirte que existen muchas empresas que se dedican a reciclarlo y a transformarlo en biodiésel. Puedes juntar varias botellitas y llevarlas a un centro de recolección, o si no utilizas tantísimo aceite como la señora que tiene un puesto de quesadillas puedes enseñarles este hábito a tus seres queridos y juntar el aceite para que entre todos se turnen el llevar la recolección de aceite a un centro de reciclaje. Si no tienes ni idea de a dónde puedes llevar tus botellas o frascos con aceite, déjame decirte que existen empresas como Biofuels de México, que por cierto, tienen diversas sucursales en la CDMX y en otros estados. Puedes consultar dónde quedan sus sucursales y crearte el nuevo hábito de llevar aceite para reciclar, mismo que será muy bueno para el planeta. ¡Anímate!

https://www.recoleccionaceite.com/

Con información de Ximena Delgado.