“Es ley natural que los fuertes dominen a los débiles”
Tucídides

 

Tras la amenaza del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump de incrementar en 5% los aranceles a las exportaciones mexicanas hacia el país vecino, en virtud de permitir que México sea paso franco para las “Caravanas Migrantes”, hicieron que se encendieran los focos rojos en el gobierno de López Obrador, al grado de mandar “ipso facto” al Canciller Marcelo Ebrard Causabon a Washington para llegar a un acuerdo que impidiera que las amenazas del premier americano se hicieran realidad.

De acuerdo a la Cancillería, las negociaciones rindieron éxito y se evitó que el lunes 10 de junio entrara en vigor el incremento anunciado, con la salvedad de que el gobierno americano dio un plazo de 45 días para constatar que la administración de López Obrador haría algo para frenar las reiteradas caravanas migrantes que atraviesan el territorio mexicano

.
Para tal efecto, se ordenó que la recién creada Guardia Nacional comenzará a operar en la frontera sur, lo cual levantó protestas de defensores de derechos humanos y del Presidente de la Cámara baja, Porfirio Muñoz Ledo, quien criticó el uso de la Guardia Nacional, la cual fue creada para “combatir a la delincuencia y no para ser un muro contra los migrantes”.

Ante ello, Ebrard dijo que “el gobierno de México decidió empezar un proceso en donde te tienes que registrar, tienes que decir a qué vienes y por qué vienes; y si quieres atravesar nuestro territorio para llegar a otro país, pues probablemente lo que vas a encontrar es que te vamos a decir ‘no queremos que atravieses nuestro territorio’, si vas de paso, si tu objetivo es llegar a otro país”.

 

EL FANTASMA DE LA CERTIFICACIÓN:

La certificación, fue un mecanismo de presión que utilizó el gobierno de Estados Unidos contra México de 1986 al 2002 con el propósito de evaluar los esfuerzos de cooperación del país para el combate de las drogas.

Es importante señalar que las certificaciones eran el requisito previo para que los países “palomeados” tuvieran acceso a préstamos y todo apoyo material y logístico del gobierno americano y eran vistas como un mecanismo de presión e intromisión que utilizaban los mandatarios estadounidenses para presionar a los gobiernos autónomos y democráticos sin utilizar el recurso de las armas, recurso que busca instaurar Trump, utilizando la Migración y no las drogas para seguir modificando la agenda nacional.

Trump, el presidente más mediático de los últimos tiempos, protagonista y presentador de “Realities Shows” como “El Aprendiz” (NBC, 2004-2012), sabedor de que la propaganda es formar algo de la nada, con la finalidad de crear amenazas imaginarias, en el entendido de que la “fabricación puede convertirse en realidad; la mentira repetida más de mil veces puede ser aceptada al final como una realidad” (Gao Yuan, “Las 36 Estrategias Chinas”, Edaf, 2001), así como la utilización de las redes sociales, particularmente Twitter, el cual utiliza a diestra y siniestra para “generar muy graves daños a personas y entidades”.

En cambio, AMLO quien es también es un amante de los reflectores, utilizando métodos tradicionales como las soporíferas conferencias “mañaneras”, donde aborda los temas del momento, respondiendo a las preguntas de los reporteros, las cuales han demostrado que violentan sus declaraciones y dichos una de las leyes del poder que reza; Diga menos de lo necesario, ya que “cuando intente impresionar a la gente con palabras, tenga en cuenta que cuanto más diga, más vulnerable será y tanto menor control de la situación tendrá” (Robert Greene, Las 48 Leyes del Poder, Editorial Atlántida, 1998), palabras que son utilizadas por la prensa Fifí y todos aquellos que consideran la actual administración, como un rotundo fracaso.

En fin, Trump se salió con la suya y logró que AMLO cediera a su chantaje en aras del interés nacional, ya que, en caso de aumentos arancelarios, presionaría aún más la economía mexicana, la cual durante enero-marzo del 2019 el PIB nacional incrementó apenas 0.2% en comparación anual, debido a que “las actividades secundarias siguen presionando a la baja el crecimiento económico”, lo cual ha hecho que “ésta expansión sea la más modesta desde los años de crisis (2008 y 2009) y la primera vez, desde entonces, que el crecimiento económico no alcanza el 1 por ciento, de acuerdo con las estimaciones oportunas del Producto Interno Bruto Trimestral realizadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de acuerdo a Ana Karen García (El Financiero, 30 de abril, 2019).

Tal pareciese que la “CERTIFICACIÓN MIGRATORIA” será la carta que utilizará Trump para que el gobierne mexicano funja como patrulla fronteriza de su traspatio que, sin duda alguna, siempre ha sido México, por lo que cuando en Estados Unidos se estornuda, aquí ya nos dio pulmonía.

@borgestom