Por la mañana del domingo pasado un hecho “como salido de película épica” causó revuelo en la capital guanajuatense. Un cajero de BBVA Bancomer comenzó a arrojar billetes de $500 de la nada. La policía tuvo que intervenir rápidamente y cercar el lugar para que ninguna persona entrara a llevar el dinero que yacía en el piso de la zona de cajeros automáticos.

Este hecho se debió a una falla del cajero que llevó a personal de la institución bancaria y seguridad a arribar a la sucursal en domingo a atender la falla. No es la primera vez que sucede esto en Guanajuato, por lo que se optó por cerrar los cajeros automáticos.