El viernes pasado, Aldo “N” de 20 años de edad, le preguntó a Jackelín, su pareja sentimental qué era lo que olía mal, Jacke le respondió que era su pequeño, de apenas tres años de edad, y que en un momento le cambiaría el pañal.

El hecho de que el pequeño aún usara pañal, enfureció a Aldo, quién dijo “ya es tiempo de que lo deje”, se levantó, y comenzó a golpear al niño con los puños cerrados, se quitó el cinturón y también lo golpeó con dureza.

El niño se quedó inmóvil en posición fetal.

Jackeline intervino para detenerlo, llevó al niño a la cama y cuando se dio cuenta que no reaccionaba, lo llevó a la clínica María Luisa del municipio de Santa Catarina, Nuevo León, donde lamentablemente falleció.

Aldo le advirtió a Jackeline que sí le preguntaban qué había pasado con el niño, dijera que le había caído encima una moto. Para cuándo regresaron a la casa, el homicida ya se había dado a la fuga con su hijo biológico.

El sábado, el agresor fue hallado e internado en el Penal de Topo Chico por homicidio calificado.