Arely fue secuestrada, violada y asesinada…el mismo modus operandi que lo que le hicieron a la niña Fátima | Por Yohali Reséndiz

463

Arely, había cumplido un año 7 meses de edad, cuando la Alerta Ámber del estado de Quintana Roo, compartió su fotografía el pasado 24 de Marzo con sus señas particulares y una frase preocupante: “Se considera que la integridad física de la menor se encuentra en riesgo toda vez que puede ser víctima de la comisión de un delito” y lo fue.

Los padres de la menor ni siquiera pensaban en algún sospechoso. Arely se encontraba en un área verde de su casa cuando desapareció. De nuevo, un descuido fue aprovechado por alguien y se llevó a la pequeña.

¿Cómo no acordarse de cuando también se llevaron a la pequeña Fátima?

La solidaridad siempre será importantísima y más en estos casos, así que vecinos del lugar comenzaron a buscarla y ayudaron a elaborar y a pegar varios cárteles en los que solicitaban ayuda para saber quién se había llevado a la pequeña y que si conocían su paradero, dieran aviso inmediato a la policía local.

Todos querían rescatar a Arely. Todos la querían de regreso en casa.

Habían pasado 48 horas, cuando en un área verde, muy cerca del Colegio St. John, en ese estado,  un olor fétido hacia voltear a cualquiera, y entonces, si se ponía atención, se podía mirar que al pie de una palmera, habían tres cosas: una blusita café, un pantaloncito azul claro y una lata de cerveza.

La búsqueda de Arely comenzaba a dar pistas, pues una cámara de seguridad, grabó a un sujeto que caminaba tranquilamente y cargaba a la menor con su brazo derecho. Aquel hombre dos días antes, es decir el 22 de Marzo, había discutido con la familia de Arely y en venganza, se llevó a la niña y cómo de alguna manera ella lo reconocía, no lloró.

El pasado 26 de Marzo, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, emitió un boletín de prensa donde mostraba la fotografía de Luis “P” un hombre implicado en la desaparición de la pequeña Arely. El mismo que la violó, según el dictamen legista y le arrancó la vida por asfixia.

¿por qué? Es una pregunta sin respuesta que me hago cada vez que escribo de casos tan dolorosos.

¿Qué pasa por la cabeza y el corazón de un hombre o mujer cuando violan, asesinan o se llevan a una niña o niño?

Durante el primer trimestre del 2019, hubo 285 homicidios dolosos contra niños y adolescentes de 0 a 17 años. Por cada 100 carpetas de investigación solo habrá una sentencia condenatoria, pero la niñez es lo más importante, ¿verdad?, ellos son el futuro, ¿no? y días pasan y meses y años y los abusos contra los menores siguen contando. Sería un sano ejercicio, qué de una buena vez, todos adoptáramos la frase que nació cuando publiqué el caso de abuso infantil dentro del Colegio Matatena Montessori, en la Col. Del Valle en la Ciudad de México, donde los padres de familia que leyeron del caso, compartían: “El Hijo de Uno es Hijo de Todos”, cuantas historias dolorosas menos tendríamos en este país, si todos, -y me incluyo como adulta-, respetáramos a los niños y niñas.

¡Cuánto dolor, carajo!

¿Tienes una denuncia?

periodismoatodaprueba@gmail.com

¿Ya me sigues en twitter?

@yohaliresendiz