Octavio Romero, director de Pemex, presentó esta mañana en conferencia de prensa, el Plan de Negocios 2019-2023, aprobado el día de ayer por el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, para rescatar a la industria petrolera.

El funcionario señaló que Pemex ha presentado una caída constante en la producción de crudo en los últimos 14 años, como consecuencia de los montos de inversión, de tal forma que en los últimos 5 años la reducción en la producción fue de casi 600 mil barriles en promedio diario.

“En sólo tres años, de 2013 a 2016, la deuda de Pemex se duplicó, al pasar de un poco más de un billón a más de dos billones de pesos”.

Octavio Romero explicó que son tres los problemas estructurales que enfrenta la empresa: La elevada carga impositiva, su deuda y la baja inversión.

Por ello, la estrategia consiste en detonar proyectos de inversión en la producción de petróleos, detalló que una de las primeras medidas en este 2019, consistió en ampliar el beneficio fiscal en el pago de los derechos de producción de petróleo a través de la publicación de un decreto que resultó en un beneficio de 30 mil millones de pesos para este año.

“El objetivo es que el gobierno de la república apoye a Pemex los primeros tres años de la administración, lo que será una etapa de transición para recuperar la producción de petróleo, para que en la segunda mitad de la administración, sea Pemex quien apoye al gobierno federal  para financiar la producción y el desarrollo económico en nuestro país”.

El funcionario agregó que, como parte del plan, se tiene contemplado que la inversión pública se complemente con la inversión privada a través de contratos de servicios de largo plazo para la producción de petróleo, y así Pemex cuente con recursos para invertir en la producción de petróleo y en la recuperación de capacidad de las refinerías.

En cuanto a exploración, la estrategia estará orientada en intensificar la actividad en áreas terrestres y aguas someras, y se privilegiaran prospectos aledaños a los campos en producción y se reducirán los tiempos entre descubrimiento y la primera producción de los nuevos campos, para fortalecer el portafolio exploratorio en el mediano y largo plazo.

Con respecto a la producción de aceite y gas, el funcionario explicó que el plan consiste en acelerar el desarrollo de los nuevos yacimientos descubiertos e incrementar la actividad en campos de explotación, tanto con pozos nuevos, como con reparaciones mayores.

“La intención de este plan de negocios es que Pemex tenga recursos para invertir, que le permitan a partir del próximo año incrementar sus niveles de producción en toda la cadena de valor, generando los recursos para mejorar su balance financiero”.

Por último, el funcionario explicó que con este plan, Pemex logrará su equilibrio presupuestario para 2021.