Los hechos ocurrieron en la colonia Loma Bonita de Tijuana, Baja California. Una joven de apenas 17 años conducía un automóvil con los cuerpos sin vida de su madre y su padre.

La chica paró en una gasolinera y les dijo a los empleados que en la cajuela traía a sus padres, inmediatamente personal de la estación de servicio llamó al número de emergencias. Al lugar llegaron elementos de la Policía Ministerial y Servicios Periciales que se llevaron los cuerpos al SEMEFO.

Hasta ahora no hay información de quién cometió el doble homicidio, pues los cuerpos presentaban heridas por arma de fuego. La joven, quien dijo ser hija de las victimas, fue trasladada a la Procuraduría de Justicia del Estado en espera de resolver su situación legal.