El vídeo muestra a una madre de 37 años caminando por las calles de Filipinas, se dirige a un cibercafé donde su hijo lleva muchísimas horas jugando.

Cuando llega no se le ve molesta, tampoco le pide que deje el videojuego para comer, simplemente toma un poco de arroz, lo hace bolita con su mano y se lo da en la boquita.

¿Tú qué harías?

Aquí el video ⬇️⬇️⬇️