En las campañas electorales pasadas, una de las promesas de Andrés Manuel López Obrador, fue la de acabar con los privilegios de altos funcionarios públicos —como por ejemplo, los viajes en helicóptero y jets privados—. Y para empezar con la política de austeridad se tenía que hacer de arriba hacia abajo, como se barren las escaleras, diría el actual presidente de México; así que, desde el primero de diciembre se anunció la venta del avión presidencial.

Al momento hay catorce interesados de ocho países en adquirir el lujoso avión TP-01José María Morelos y Pavón”; así lo informó esta mañana en conferencia de prensa matutina, Jorge Mendoza Sánchez, director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

Además, se pondrán a la venta aquellas aeronaves que estaban a disposición de servidores públicos y algunas otras que se encuentran en estado de abandono. En total, son 72 aeronaves: 33 aviones y 39 helicópteros. La venta de estas aeronaves, según informó el director de Banobras, no afectarán las operaciones del gobierno.

Cabe destacar, que el proceso de venta tendrá el acompañamiento de Naciones Unidas. Y 33 de las 72 aeronaves ya se encuentran en exhibición en la Feria Aeroespacial México 2019 (Famex 2019) en la Base Aérea de Santa Lucía.