A que no sabías de la existencia del “eucalipto arcoíris” 

20

Por Ximena Delgado

Casi siempre hablamos de las maravillas del mundo de lo animales, pero pocas veces nos ponemos a pensar e indagar que las plantas son igual de interesantes. Si eres un amante de la naturaleza, es probable que no te enfoques en un solo reino de la naturaleza (recuerda que existen el reino animal, el vegetal, de los hongos, el protista y el monera) y te guste aprender un poco sobre todos. Es por eso, que en esta ocasión me gustaría “presentarte” al hermoso y colorido “eucalipto arcoíris”. ¿Alguna vez habías escuchado sobre él?

Su nombre científico es Eucalyptus deglupta, se caracteriza por su largo tronco multicolor, el cual adopta diversas tonalidades al exponerse al aire. Cada año, la corteza de los eucaliptos arcoíris cambia; esto permite que se genere ese fantástico fenómeno visual. Al principio su corteza es de un color verdoso, pero con el paso del tiempo va cambiando a colores como naranja, púrpura, lila, amarillo o azul.

Se trata de un árbol único en su especie en todo el planeta. Es posible hallarlo en países con un clima tropical y húmedo, por ello lo encontramos en Nueva Guinea, Sulawesi, Nueva Bretaña, Seram, Filipinas, Indonesia y también en las Islas Mindanao. Llega a medir hasta 75 metros de alto y cada tanto crecen de 2 a 3 metros. Son árboles perennes, lo que significa que pueden llegar a vivir entre 20 y 25 años. Es un árbol con raíces algo profundas; estas pueden llegar a medir entre un tercio o un cuarto de lo que el árbol mida.

Estos increíble árboles necesitan mucho de la luz, lo que significa que no pueden sobrevivir en un espacio en donde predomine la sombra. Sus hojas, como las de todo “buen” eucalipto son alargadas, ovaladas y con un tono entre verde y grisáceo. Es en temporada de lluvias con el tronco de los eucaliptos arcoíris salen a relucir con sus increíbles tonos. ¿Qué te parece?