En 2017, Daniel “N” rentó una de las habitaciones de un hotel en la colonia Narvarte, su acompañante, una mujer venezolana llegó rato después y ambos se encontraban dentro de la habitación, al siguiente día, después de que el tiempo de renta se terminara, un empleado entró y encontró el cuerpo de Wendy Vaneska tendido en la cama; ya no tenía signos vitales.

Su segundo crimen fue en el mismo año, sólo pasaron nueve meses desde que le había quitado la vida a Wendy.

A Génesis también la mató en un hotel, pero su feminicidio fue más violento: la golpeó, la amarró, la lesionó con alguna navaja y por último la asfixió.

Apenas hace un par de días le dieron sentencia: 35 años por matar a Wendy y 45 por Génesis, sí, en total su condena fue de 80 años por ambos feminicidios.

El joven de 23 años, presuntamente es miembro de La Unión y podría estar relacionado con al menos 3 feminicidios más.