En audiencia inicial llevada a cabo en el Centro de Justicia Penal Federal de Colima, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en calidad de víctima y en coordinación con la Fiscalía General de la República, lograron la vinculación a proceso que realizó un Juez de Control a dos personas por el delito contra la Biodiversidad.

El 30 de marzo del presente año, los implicados intentaron extraer del país –con fines comerciales– poco más de 12 toneladas de pepino de mar, de las especies Holothura Mexicana y Holothura Floridana.

Dicha transgresión está sancionada por el artículo 420 fracción IV, del Código Penal Federal, con la agravante prevista en el último párrafo de ese numeral.

Los pepinos de mar son animales equinodermos, es decir, pertenecen a la misma familia que las estrellas y los erizos de mar. Habitan en los fondos de tales ecosistemas. Estas especies (Holothura Mexicana y Holothura Floridana) están en veda permanente desde 1994.

En audiencia inicial dentro del marco del Sistema Penal Acusatorio, realizada en el Centro de Justicia Penal Federal en Colima, el Juez de Control dictó medidas cautelares a los vinculados a proceso, consistente en garantía y la obligación de presentarse mensualmente ante el juzgado. La defensa solicitó la suspensión condicional que fue negada por la oposición fundada por parte de la Profepa en su carácter de representante de la víctima.

La Fiscalía General de la República, en coordinación con Profepa en su calidad de ofendida, propuso en dicha audiencia un término de tres meses para la investigación complementaria del proceso -aceptado por el Juez de Control-, el cual concluye el 30 de enero de 2020.

En la audiencia se reconoció a la Profepa el carácter de ofendida, concediéndole los derechos establecidos en el Código Nacional de Procedimientos Penales, entre los que se encuentra la reparación del daño.