Los hechos ocurrieron en un hotel de Iguala, Guerrero. Una pareja de jóvenes, estaban discutiendo dentro de una habitación cuando la mujer en estado de ebriedad lo apuñaló, supuestamente porque éste quería dejarla.

Al ver que el joven se desangraba ella comenzó a llorar, y mientras lo besaba le pedía que no se muriera. La atención médica tardo muchísimo tiempo en llegar, y cuando lo hicieron la joven no quería retirarse de su lado. Finalmente llegaron las autoridades y la detuvieron.

“Ay Dios mío, tiene el intestino de fuera” dice la mujer que está haciendo una transmisión en vivo de Denuncia Ciudadana Guerrero.