En España, un restaurante japonés decidió tomar la decisión de no permitir la entrada a niñas y niños menores de seis años que puedan irrumpir la tranquilidad de los comensales.

A través de su pagina web comunicaron que “Debido a las características del local y para poder mantener un ambiente tranquilo, rogamos que tanto los bebés como los niños menores de seis años NO sean incluidos en sus reservas. Gracias”.

Cuando algunas personas preguntaron por qué no podían reservar, el restaurante dio una respuesta muy bien pensada; “Éste es un lugar pequeño que sólo tiene seis mesas. Cuando vienen, los bebés lloran y gritan o los pequeños comienzan a correr, a entrar y salir. Hemos limpiado muchos cristales. Los hijos no son los maleducados, sino los padres, que se piensan que están como en su casa. Por eso preferimos que los niños no vengan, porque hemos tenido malas experiencias”.

¿Qué opinas de esta medida?