Termina temporada «Se nos llama a estar juntas» en el Foro A Poco No, espectáculo que llama a las mujeres a mirarse desde otra perspectiva

18



* Cuenta la historia de crecimiento de una maestra y una alumna que cada semana se encuentran para cantar e imaginar una mejor vida para ambas

* Se presentó con ocho funciones durante dos semanas en pleno corazón de la Ciudad de México

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de junio de 2022.- Un entrañable recital escénico de canto lírico con tintes de musicoterapia, que propone a las mujeres mirarse a sí mismas desde otra perspectiva: la de la generosidad, la solidaridad, y el mutuo crecimiento. Eso es lo que propuso a lo largo de su corta temporada el espectáculo escénico multidisciplinario Se nos llama a estar juntas, idea original e interpretación de las actrices y cantantes Lydia Rendón y Lizeth Rondero, bajo la dirección de Felipe Rodríguez, quien además, junto con la misma Rondero son dramaturgos del proyecto. Todos ellos son integrantes de la compañía Teatro de los Sótanos.

La puesta en escena ha sido una de las propuestas que para este mes de junio presentó la Dirección del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México en pleno corazón de la Ciudad de México.

Con tan solo ocho funciones, de jueves a domingo, en el Foro A Poco No, Se nos llama a estar juntas contó la historia de una maestra de canto y su alumna que se encuentran en clase una vez por semana, no sólo para cantar sino también para imaginar un mejor panorama de vida para ambas, uno en el que el amor entre mujeres parece ser un tesoro a recuperar.

A manera de recital de canto, el montaje se estructura con fragmentos de duetos femeninos de ópera y música popular mexicana para mostrar cómo las mujeres “podemos recuperarnos de los daños que nos ha infligido la sociedad de valores patriarcales, a partir del afecto y la hermandad, encontrando en ello la más grande de nuestras fortalezas”, mencionaron las protagonistas.

Todo ello se da a partir de una sencilla trama: el desarrollo de una clase de canto y los personajes principales que la componen. A través del canto y la actuación, se viaja por la relación de ambas y los personajes que surgen de sus historias personales y de la misma música.

El proyecto –dicen sus creadoras– surge de la necesidad de indagar sobre un concepto que ha tomado relevancia política en los últimos años: la sororidad. “Se trata de un fenómeno en el que muchas mujeres hemos encontrado una base afectiva que posibilita crecimiento y fomenta comunidad”, aseguró Lizeth Rondero, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Sin embargo, y a pesar de ver cada vez más la concreción de cooperativas, colectivas y grupos, aún las relaciones entre mujeres siguen funcionando bajo parámetros tradicionales en los que “la otra” es sinónimo de competencia, peligro, recelo y severidad, agrega por su parte Lydia Rendón, destacada mezzosoprano, actriz, bailarina y musicoterapeuta.

Es por ello que “quisimos adentramos en nuestra propia historia como maestra-alumna y hablar de esto que atesoramos, pues nos ha hecho crecer y compartir el proceso de sanación que tuvimos que pasar para deconstruir las ideas que nos dividían”, valoran las protagonistas, integrantes de la compañía Teatro de los Sótanos.

La propuesta es “un espectáculo donde el humor, la emotividad, la musicoterapia y la interacción con el público invitan a fortalecernos en compañía de ‘las otras’, construyendo día a día la compasión indispensable que nos lleva a reconocernos mutuamente”.

El espectáculo también estuvo basado en el Sistema de Voz Consciente, técnica de enseñanza vocal diseñado por Lydia Rendón. Colaboran también Gerardo Olivares Fuentes, “Tenoch”, en la iluminación; Violeta García en la asesoría de vestuario y la propia Lydia Rendón en la dirección musical.

Se nos llama a estar juntas concluyó anoche su temporada en el Foro A Poco No, el cual se encuentra ubicado en calle República de Cuba No. 49, colonia Centro Histórico, muy cerca del Metro Allende, con los cuidados sanitarios necesarios: uso permanente de cubre-bocas y gel anti-bacterial por parte tanto del personal del teatro como de los espectadores.