¿Swastika y artes marciales?

11

Por Israel Díaz Nieves

La llamada swastika, esvástika o cruz gamada, es uno de los símbolos más llamativos, pero desafortunadamente también más polémicos y estigmatizados del mundo.

Consiste en una cruz de cruz brazos iguales, de los cuáles salen otras cuatro líneas que siguen una dirección izquierda derecha o viceversa.

Generalmente se vincula con la ideología nazi, que precisamente la adoptó por el año de 1920. Adolf Hitler en su libro “Mi Lucha”, como símbolo del que el llama el hombre ario.

A todo la swastika ha sido usada por muchas culturas en todo el mundo. Las culturas autóctonas del continente americano muchas veces la usaron. En Asia tuvo su desarrollo más espiritual, en las doctrinas del hinduismo y el budismo, donde ambas la ven como el dharma chakra o rueda de la ley.

También en el budismo, la swastika simboliza los pasos que dio buda al nacer a los cuatro rumbos. Dando a entender que lleva su enseñanza a las cuatro direcciones. Precisamente el budismo ha influenciado en las artes marciales chinas y japonesas (donde se le llama manji), pues es un símbolo que simboliza tanto el movimiento material-literal, como el espiritual.

Estatua de Buda con Swastika.

Practicantes de Shorinji-Kempo portando swastikas o entrenando frente a altares budistas con ese símbolo.

El Shorinji Kempo fundado por So Doshin, es un arte marcial japonés con linaje directo al Kung fu Shaolin.