Pérdida del olfato y del gusto son los nuevos síntomas asociados al COVID-19

143

Los expertos en medicina de diferentes países han revelado que la anosmia (pérdida del sentido del olfato, pero sin obstrucción nasal) y la ageusia, un sentido del gusto disminuido, podrían ser síntomas del COVID-19.

Recientemente, la Sociedad Francesa de Otorrinolaringología (SFORL) emitió una advertencia donde explica la relación de la pérdida de sentido gustativo y el virus, de igual manera, advierte que las personas que sufren estos síntomas son personas jóvenes que tienen entre 23 y 45 años.

“Hay un vínculo evidente entre la anosmia y el virus. No todos los positivos con COVID-19 son anósmicos, pero todos los anósmicos aislados sin causa local, sin inflamación, son positivos de COVID-19”, explica Jean-Michel Klein, presidente del Consejo Nacional Profesional de los otorrinolaringólogos franceses.

Por otra parte, la Asociación Británica de Otorrinolaringología, señaló en un comunicado que la anosmia o la hiposmia se han observado particularmente en los puntos críticos de COVID-19 en todo el mundo.

“Ha habido un número cada vez mayor de informes de un aumento significativo en el número de pacientes que presentan anosmia en ausencia de otros síntomas”, dice el comunicado.

 “Irán ha informado un aumento repentino en los casos de anosmia aislada, y muchos colegas de los Estados Unidos, Francia e Italia del Norte tienen la misma experiencia”.

Del mismo modo, en España se habló del nuevo síntoma del COVID-19,  Eduardo Raboso, jefe de otorrinolaringología del Hospital de la Princesa de Madrid, confirmó que los pacientes portadores del COVID-19, sí tienen pérdida de olfato, sin embargo, recordó que la anosmia no es exclusiva del nuevo virus, puesto que dicho síntoma se asocia a muchas otras enfermedades respiratorias.

“El coronavirus está cursando con pérdidas de olfato, lo cual repercute mucho en el sentido del gusto en una parte muy importante de los pacientes. Lo que pasa es que no es un síntoma exclusivo del coronavirus”, ha dicho Raboso.

“Muchas infecciones virales respiratorias pueden dañar el olfato (…) Lo que sí que es cierto es que una parte muy importante de los pacientes infectados por coronavirus presentan una alteración del olfato que también repercute gravemente en el gusto”, Eduardo Raboso.

Tras estas constataciones, los otorrinos  recomiendan a las personas que pierden su capacidad para oler y degustar (incluso si no tienen otros síntomas) realizarse las pruebas correspondientes para detectar si son o no portadores del COVID-19.

Con información de Andrea Yarith