La obsesión por la delgadez

85

Por Paulina García M.

En un mundo en donde a diario la televisión, internet o las revistas nos bombardean con frases referentes a bajar de peso, resulta lógico que las mujeres que no encajan dentro de los cánones de belleza sientan la presión social a cada bocado que ingieren.  

Como dice el artículo Esta publicidad vintage demuestra que estar delgada no siempre fue moda y que engordar era lo máximo: “los ideales de belleza siempre son impuestos, aprendidos y son un reflejo de la cultura, la sociedad y el tiempo en el que estamos viviendo.” Para muestra de lo anterior, basta echar una ojeada a la publicidad de hace algunos años, en la que se invitaba a las chicas a consumir productos como emulsiones, pastillas o remedios casi “mágicos” para aumentar de 5 a 10 kilos. Enunciados como: “¡Sube de peso!, deja de verte delgada y cansada” o “Si quieres ser popular, no puedes permitirte ser flaca”, eran la mejor promoción de la época.

Resulta irónico que lo que antes era atractivo, años más tarde sea mal visto. Los slogans son casi los mismos, con la única diferencia de que ahora prometen hacerte bajar de peso en pocos días. 

Cierto es que, debemos cuidar lo que comemos cada día para tener un cuerpo saludable y para no sufrir alguna enfermedad o trastorno alimenticio. Pues resulta igual de dañino comer demasiadas grasas, azúcares y harinas; como estar en el otro extremo y no comer bien, lo cual nos puede arrastrar a sufrir anorexia o bulimia. 

Por otro lado, el ejercicio siempre le hará bien a nuestro cuerpo y provocará un aumento de autoestima; ya que, al poner en acción a los músculos, liberamos endorfinas que nos hacen sentir bien. 

Pero recuerda que: “la clave está en no obsesionarse al punto de hacerse daño. Mientras tú seas feliz ejercitándote y estés cuidando tu cuerpo, todo estará bien”, así lo asegura el artículo Ahora la moda es ser una chica fuerte, no delgada.