Contra un mundo necio y bruto que insiste en invisibilizar el amor y todas sus posibilidades; nombrar crea, cura y nos pone en paz. Ponerle nombres a nuestras historias de amor nos libera de una sociedad enferma.