El año pasado, la famosa cadena de cafeterías Starbucks abrió su primera tienda en la Ciudad de México atendida por personas de la tercera, esto para ofrecer una oportunidad de empleo digna, pues sabemos que hay tiendas de autoservicio donde emplean a este segmento de la población con pésimas condiciones laborales, sin seguridad social y sin un salario mínimo.

La sucursal está ubicada en Corporativo Coyoacán, y el equipo está integrado por personas entre 60 y 65 años.

Por cierto, las sucursales que contraten adultos mayores, deberán ser de un sólo piso, con repisas al alcance y el horario deberá de ser de 6 horas y media.

Ojala más empresas se unieran a una iniciativa similar, con condiciones dignas.