En la 62 y 63 legislaturas se desviaron 506.5 MDP a través de empresas fantasmas

67

Por Luis Alberto Piedra G


En un reportaje presentado por El País, se informó que, en las legislaturas 62 y 63 la Cámara de Diputados  se desvió, a través de 130 empresas fantasmas, 506,5 millones de pesos entre 2013 y 2018. Por ello, fueron señalados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por simular operaciones.

Entre los servicios que se contrataron, mediante facturas falsas, están: “asesorías para elaborar iniciativas de ley, la compra de artículos de oficina y enciclopedias (…) sin embargo en los comprobantes fiscales no se identifica qué legislador o instancia administrativa realizó la compra”, se detalla en el reportaje. También se destinaron a firmas fantasmas recursos de partida económica para colchonetas, sillas de ruedas y despensas para apoyar a ciudadanos de los diferentes distritos.

En la 62 legislatura (2012-2015) los coordinadores parlamentarios fueron, Luis Alberto Villareal del PAN, Silvano Aureoles del PRI y Fabio Beltrones del PRD. En la 63 legislatura (2015- 2018) estaban, César Camacho del PRI, Martínez Neri del PRD y Marko Cortés del PAN. Aunque se obtuvo respuesta de cuatro legisladores, todos se deslindaron de las contrataciones, después de haber sido cuestionados sobre el tema, por El País.

La legislatura 62 destina 158,6 millones de pesos, a empresas y firmas fantasmas, entre equipo de sonido y audio, adquisición de inmobiliario, servicio de asesoría y consultoría, servicios para elaborar informes parlamentarios entre otras cosas. En la 63 legislatura, los diputados destinaron 347,8 millones de pesos, a estas  empresas, en artículos de papelería, “se contrataron cursos de equidad de género, talleres de violencia intrafamiliar, servicios de banquetes, alimentación y hospedaje, así como la renta de salones, edecanes y meseros”, entre otros productos como libros y manuales.

Los diputados en las legislaciones mencionadas también usaban estas empresas fantasmas para invertir los recursos destinados para su labor de atención ciudadana, como se observa en los comprobantes fiscales, se compraron láminas, despensas, colchonetas, cobertores, y materiales de construcción.