El Instituto Nacional de Migración (INM) informó que, derivado de la “Operación Turquesa”, fueron detenidas 13 personas en flagrancia, 9 mexicanos y 4 extranjeros, puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación por el presunto delito de tráfico ilegal de personas.

En esta acción, producto de un esfuerzo internacional, se logró entre el 28 y 31 de octubre, el rescate de 387 personas migrantes de diversas nacionalidades, principalmente centroamericanos.

Las tareas fueron resultado del trabajo coordinado de este Instituto con las delegaciones estatales de la Fiscalía General de la República (FGR), la División de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF), la Guardia Nacional (GN), y la Oficina Central Nacional de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

Respecto a las cuatro personas extranjeras detenidas en flagrancia por el traslado de migrantes irregulares, una es buscada por la autoridad de Guatemala y otra por la de Colombia, por supuestos delitos cometidos en esa naciones.

En el caso de dos más, existían notificaciones para su captura giradas por Interpol de El Salvador y de Belgrado Serbia, por probables delitos de tráfico de drogas y asociación delictuosa, así como tráfico de personas, respectivamente.

Cabe mencionar que de las  387 personas migrantes, en su mayoría provenían del denominado Triángulo Norte de Centroamérica (Salvador, Honduras y Guatemala), así como de Venezuela, Cuba, Argentina y Nicaragua.

En estricto apego a la Ley y Reglamento en materia de Migración, los extranjeros en condición irregular fueron llevados a estaciones migratorias del INM, en donde se determina su situación jurídica para, de ser el caso, se proceda a su repatriación al país de origen.

En “Operación Turquesa” participaron además de México, República Dominicana, República de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Panamá, España, Canadá, Argentina y Bangladesh, en donde las autoridades de cada país ejecutaron diversas intervenciones dentro del ámbito de competencia que la ley les confiere.

Con estas acciones, el Instituto Nacional de Migración refrenda su compromiso por la lucha contra la trata y el tráfico de personas, así como por una migración segura, ordenada y regular, en el marco de la salvaguarda de los derechos humanos de las personas, sin importar su origen, nacionalidad, etnia, edad; con especial atención a niñas, niños y adolescentes y demás grupos vulnerables.

Con información de Segob.