La procuraduría capitalina indaga la muerte de un niño de 8 años que fue encontrado en su domicilio en la alcaldía Cuauhtémoc.

La versión de la familia indica que la madre del menor le quitó el teléfono celular como forma de castigo, por lo que el niño subió a su recámara ubicada en el segundo piso de la casa ubicado en la colonia Atlampa.

Sus familiares dicen que escucharon ruidos, como si aventaran algo, pero no subieron a revisar. Más tarde, cerca de las 20:00 horas, su hermana subió a la recámara y encontró al menor tendido en la cama boca arriba.

Inmediatamente fue trasladado al hospital de La Raza pero los médicos confirmaron que ya no tenía signos vitales. El niño tenía una lesión circular en el cuello.