A finales de los  70, la especie del lobo mexicano fue declarada “Extinta del Medio Silvestre”, por caza indiscriminada, pero hoy, la situación ha cambiado. 

 La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), anunció que la especie ha sido cambiada a la categoría “Peligro de Extinción”, y todo gracias al estado de Chihuahua que desde el año 2011 ha llevando su esfuerzo al máximo en la Biosfera de Janos; para la reintroducción de dicha especie. 

Lo anterior, en el marco de la actualización de la Norma Oficial Mexicana 059, publicada este jueves en el Diario Oficial de la Federación, misma que contempla modificaciones para la inclusión, exclusión o cambios en la Lista de Especies en Riesgo, pendientes desde 2015. 

 Hasta el momento se han realizado 12 liberaciones y documentado ocho camadas, la última de ellas consta de los dos padres, Reyénari y Mecha y sus 5 crias de cinco meses de edad; Iká, Ba’wi, Se’wa, Kiparé y Seporí, cada uno de ellos se encuentra en su hábitat natural y monitoreados por un collar. 

 

¡Enhorabuena!

Por Mariana Rojas