Rufo Antonio Cachón de 16 años se sumó a las victimas de la brutalidad policial que vive Venezuela. El joven de 16 años participaba en una protesta por la falta de gas en su comunidad, que es parte de estado de Táchira, muy cerca de la frontera con Colombia.

 En la protesta se encontraba Rufo con su mamá y su hermano menor.

La madre de Rufo contó a BBC que estaban manifestándose de forma pacífica cuando policías comenzaron a golpear y disparar a los asistentes, Adriana, la madre del joven fue a defender a su hijo menor al que estaba golpeando en la cabeza, y cuando volteó “Un policía le disparó primero, otro lo remató cuando estaba en el suelo”. Para cuando fue trasladado de urgencia al Hospital Central de San Cristóbal, no había nada que hacer; en el globo ocular izquierdo tenía 8 perdigones, en el izquierdo tenía 4. “Lamentablemente ha perdido definitivamente la visión”, declaró el portavoz del hospital.

Su madre contó también que los médicos tuvieron que dormir a su hijo porque se quiere matar, le desfiguraron el rostro, le arruinaron la vida.