La ciudad china de Shenzhen prohíbe consumir carnes de perro, gato y murcielago

180
Chinese animal rights activists stage a march with posters calling for people to refrain from eating cats and dogs, in Wuhan, central China's Hubei province on January 23, 2010. Dog and cat meat -- age-old delicacies in China -- could be off the menu in the food-loving nation under its first law against animal abuse, as people who eat either animal, both of which are viewed as promoting bodily warmth, would face fines of up to 5,000 yuan (730 USD) and up to 15 days in jail if the law is passed. CHINA OUT AFP PHOTO (Photo credit should read STR/AFP via Getty Images)

Shenzhen, la quinta ciudad más grandes de China ha presentado un reglamento para prohibir el consumo de gatos y perros como parte de una campaña nacional para implementar una “prohibición total” del consumo de animales salvajes, debido a que esta práctica ha sido relacionada con el brote del COVID-19.

El 31 de marzo, la 40.ª sesión del Comité Permanente del Sexto Congreso Popular del Municipio de Shenzhen aprobó el “Reglamento de la Zona Económica Especial de Shenzhen sobre la prohibición integral del consumo de animales salvajes”  que entrarán en vigencia el 1 de mayo de 2020.  

Las regulaciones de este reglamento incluyen una “lista blanca” que muestran las únicas  carnes que los habitantes tienen permitido consumir, las cuales incluyen la carne de cerdos, vacas, ovejas, burros, conejos, gallinas, patos, gansos, palomas y codornices. Pero excluye el consumo de  mascotas como gatos y perros, así como otros platos populares en el sur de China que utilizan como ingrediente principal a los animales salvajes terrestres como las serpientes, tortugas, ranas, etc.

Las autoridades dijeron que habían decidido no publicar una “lista negra” porque China tiene decenas de miles de especies diferentes de animales salvajes y era imposible ser exhaustivo.

Según la prohibición de Shenzhen, las multas por comerciar y consumir animales prohibidos van desde los 150 mil yuanes (21 mil 130 dólares, 19 mil 320 euros), quienes los vendan harán frente a sanciones que comienzan por 100 mil yuanes (14 mil 090 dólares, 12 mil 880 euros). 

Esta prohibición es una respuesta ante el brote de COVID- 19, que se cree, se originó en la vida silvestre vendida en un mercado en Wuhan, provincia de Hubei a principios de diciembre. Sin embargo, la posible prohibición del gobierno de Shenzhen a la carne de perros y gatos no se enmarca como parte de un esfuerzo para reducir la transmisión de enfermedades, sino como un aspecto de la relación especial entre las personas y las mascotas.

Por Andrea Yarith.