Irán penaliza el abuso infantil tras el brutal asesinato de una adolescente a manos de su padre

87
FOTOGRAFÓA: ATTA KENARE / AFP


Por Magaly Montoya


Tras el asesinato ‘por honor’ de una adolescente de 14 años a manos de su padre, ocurrido en Irán, políticos y activistas condenaron la incapacidad del país para proteger a mujeres y niños e iniciaron un debate a nivel internacional sobre sus derechos.

El nombre de la joven era Romina Ashrafi. Ella ‘deshonró’ a su familia huyendo de casa con su novio de 29 años de edad, así que su padre, Reza Ashrafi, llamó a un abogado para consultarle qué tipo de castigo recibiría por matarla. El abogado le explicó que, como tutor de la niña, no se enfrentaría a la pena capital pero sí recibiría de 3 a 10 años de cárcel. Tres semanas después, y con Romina de vuelta en casa, Reza Ashrafi entró a la habitación donde ella dormía y la decapitó con una hoz.

Tras este suceso, el presidente de Irán Hassan Rouhani, pidió al Parlamento acelerar la aprobación de dos proyectos de ley: uno para la protección de mujeres, que penalizaría el abuso emocional, sexual y físico (proyecto pendiente en el Parlamento desde hace ocho años); el otro para la protección de menores, que criminalizaría el abuso y el abandono de niños (proyecto estancado desde hacía 11 años).

Finalmente, este domingo el Parlamento aprobó el proyecto de ley que tipifica como crimen el abuso o abandono emocional o físico de todo menor, además de establecer sanciones monetaria s y de cárcel por evitar que los niños reciban educación o sean obligados a trabajar.

“Romina murió, pero miles de niños están al borde de la vida y la muerte todos los días. Este caso reveló claramente la falta de leyes que protejan a los niños”, declaró Reza Shafahkhah, un abogado y activista de los derechos del niño.

A pesar de que las mujeres ocupan el 60% de puestos universitarios, el 50% de la fuerza laboral y puedan postularse para cargos públicos y cargos en el Parlamento, siguen existiendo muchas restricciones para ellas; deben cubrirse el pelo y casi todo el cuerpo en público y también necesitan el permiso de un pariente masculino si quieren salir del país, solicitar el divorcio o trabajar fuera de casa.

Romina ya había sido amenazada por su padre al desafiar estas reglas, pues publicó fotos de sí misma en Instagram sin hijab, vestida con pantalón de mezclilla y blusa. Y cuando su padre descubrió que ella tenía novio, se enfureció aún más: “Una noche llegó a casa con veneno para ratas y una cuerda, alentando a Romina a suicidarse para que él no tuviera que matarla”, relata la madre de Romina, Rana Dashti.

Aunque la aprobación de la nueva ley es un paso adelante para la protección de menores, ésta no aborda temas importantes como el matrimonio infantil (en Irán los matrimonios son legales a partir de los 13 años para las niñas y los 14 para los niños) o la ejecución de delincuentes juveniles (Irán es uno de los pocos países del mundo que ejecuta a menores).

En un juicio, el criterio de ser “menor” queda a disposición de los tribunales, quienes deciden cuándo una persona ha alcanzado la madurez (en el caso de los niños suele ser los 15 años y en el de las niñas los 9). Según el procedimiento de qisas (forma de justicia tradicional de la ley islámica que responde al principio de “ojo por ojo”), en caso de asesinato, los parientes de la víctima tienen derecho a reclamar la ejecución del asesino. Por otro lado, el código penal, basado en esta misma ley, exime a un tutor legal (padre o abuelo paterno) de la pena capital por matar a su hijo. No obstante, si es la madre quien comete el asesinato sí podría ser ejecutada.

Reza Ashrafi ya fue arrestado y se encuentra esperando juicio. Basado en dicho código penal islámico, el padre de Romina sólo enfrenta una sentencia de prisión máxima de 10 años.

Según las estadísticas del gobierno, casi dos tercios de las mujeres iraníes han experimentado algún tipo de violencia doméstica a manos de un pariente masculino. En un año, el 30% de los casos de asesinato en Irán fueron asesinatos ‘por honor’ de mujeres y niñas.