Europa enfrenta repunte de coronavirus con nuevo confinamiento y toques de queda

88

El viejo continente hace más estrictas sus medidas de sanidad ante el aumento exponencial de contagios

Europa es junto con Estados Unidos y sudamérica, una de las regiones más afectadas por el coronavirus a nivel mundial; aunque en un punto del 2020 las medidas sanitarias adoptadas en Europa fueron ejemplares para otras regiones, especialmente las implementadas en Alemania, actualmente el viejo continente se encuentra en un segundo repunte de contagios que repercute en movimientos geopolíticos de varias de las naciones que lo integran.

Tal es el caso de Francia, que además del preocupante aumento en el número de casos, se encuentra en una situación alarmante de posible violencia terrorista por parte de ISIS; con las festividades navideñas que se avecinan, relacionadas usualmente al catolicismo, se temen ataques terroristas en catedrales y otros centros religiosos, como el ocurrido en las inmediaciones de la catedral de Notre-Dame en octubre. Por tales motivos Emmanuel Macron ha decidido que un nuevo confinamiento es lo más oportuno para salvaguardar la seguridad de los franceses.

Irlanda, que es uno de los países que mejor han controlado la pandemia, entró en un nuevo confinamiento que se espera que se prolongue por lo menos durante seis semanas. Inglaterra hizo lo mismo casi inmediatamente, al solicitar a su población no abandonar sus viviendas salvo que sea estrictamente necesario, como para ir a trabajar o adquirir productos básicos en tiendas; no se pueden reunir más de seis personas en interiores; en total el Reino Unido suma 1 millón 102 mil 305 ciudadanos contagiados. 

En Italia se han reportado más de 900 mil contagios y casi 42 mil muertes desde que comenzó la pandemia, con un promedio de 331 muertes al día. Italia podría tener 10 mil infectados más si no se implementa un segundo confinamiento, de acuerdo con el servicio de salud de ese país, que por lo reportado en la prensa de Europa, ya no se da abasto para atender a los infectados, algunos pacientes han esperado hasta 26 horas para ser atendidos. 

En Alemania, Angela Merkel ha decidido que los turistas provenientes de Italia tendrán que aislarse antes de poder salir a las calles, durante al menos cinco días y tendrán que hacerse una prueba para corroborar que no representan un foco de infección. Lo mismo para viajeros provenientes de algunas regiones de Suecia, Noruega y Portugal.

En Portugal debido a la crisis que enfrenta Europa por el Covid-19, se ha impuesto un toque de queda que va de las once de la noche a las cinco de la madrugada, y en fines de semana será desde la una de la tarde y terminará a la misma hora. Esto será obligatorio durante al menos dos semanas. 

Se ha dado por sentado que este año la navidad será un ejemplo de cómo la tecnología cambiará nuestras dinámicas de interacción social, ya que al estar prohibidas las reuniones, serán las videollamadas las que harán posible la convivencia en esas fechas. Merkel y Macron han sido líderes de Estado que han señalado la importancia de mantener las medidas sanitarias durante estas fechas y se han agregado a la opinión de que esta navidad no será convencional, en gran parte porque eventos tradicionales serán cancelados.

Incluso se ha dado a conocer que la misa que da el papa en el Vaticano con motivo de la Noche Buena se dará a puerta cerrada, para evitar contagios; aunque la misa se llevará a cabo sin fieles presentes, su tradicional mensaje para el mundo podría tener una repercusión mediática sin precedentes.

El cierre de lugares públicos, como bares, clubes nocturnos, restaurantes, museos y escuelas se convierte en un obstáculo para la economía de las naciones que se ven obligadas a recurrir a dichas medidas, por lo que a pesar de lo estricto de las normas sanitarias que se estarán implementando, se espera que no se prolonguen para reducir su impacto en la economía.

Con información de J. Augusto Peña