Desde hace más de 20 años, la atleta paralímpica Marieke Vervoot padecía una enfermedad muscular, que ella misma calificó en alguna ocasión como: rara, degenerativa, progresiva e incurable. 

 Luego de que en el año 2008 la atleta belga firmara los documentos en donde daba su total autorización para que médicos la sometieran a la eutanasia en el momento que ella así lo decidiera. Se informó que el día de ayer por la noche Vervoot tomó la decisión de poner en marcha lo establecido, terminando así con su vida, a los 40 años de edad.

Su padecimiento le fue detectado  en el año 1993, a los 14 años, luego de sufrir  inflamación en un pie y desde entonces el dolor se volvió parte de su vida, de acuerdo a informes, poco a poco le dejaron de funcionar ambas piernas, teniendo que depender de una silla de ruedas para poder desplazarse, tiempo después vino la pérdida de visión y ataques de epilepsia.

 “Cada año es peor. A cada rato tengo que dejar de hacer cosas. Si me hubieras visto hace unos años, yo podía dibujar preciosas obras de arte. Ahora es imposible. Puedo ver un 20%. ¿Qué será lo próximo? Tengo mucho miedo”, dijo la atleta en entrevista con BBC, en el año 2016.

 Marieke ganó medalla de oro en la prueba de 100 metros en Londres 2012 y plata en los 200 metros, mientras que en Río 2016 se llevó la plata en los 400 metros y bronce en los 100 metros.

Cabe señalar que en Bélgica, la práctica de la eutanasia está legalizada desde el año 2002, en la legislación belga está prevista para pacientes no terminales. 

Por Mariana Rojas