Anciano es acusado de envenenar decenas de felinos de la ‘isla de los gatos’ en Japón

66

Japón posee una cultura que aprecia mucho a los gatos. Existen varias islas donde ellos son los amos, llegando a superar su población a la de los residentes japoneses.

La isla de Umashima es una de ellas. Ubicada dentro de la Prefectura de Ehime, al suroeste de Japón, es una pequeña isla con una comunidad de entre 30 y 50 habitantes que se convirtió en un destino turístico especialmente popular entre los instagrammers y hasta hace cinco años, en la isla habían más gatos que personas.

Desde el año 2017, decenas de gatos comenzaron a morir por causas desconocidas. Muchos de ellos fueron encontrados inertes con espuma en la boca o agonizando y algunos otros comenzaban a mostrar insuficiencias físicas evidentes. Se sospechaba que habían sido víctimas de envenenamiento, pues algunos habitantes encontraron pescados con una extraña tintura azul en distintos lugares de la isla.

Años atrás de estas misteriosas muertes, una fundación local de bienestar animal esterilizó a más del 80% de la población felina, para mantener el control de la colonia; pero esto no explicó la caída abrupta de su población.

“No es una disminución normal, y no hay duda de que un elemento humano externo, como la crueldad animal, la está causando”, dijo a Kunihisa Sagami, directora de la fundación que esterilizó a los gatos.

La muerte de estos mininos atrajo el interés de medios de comunicación y organizaciones para la protección animal, y cuando el Diario Mainichi Shimbun arribó a la isla a investigar, un hombre de aproximadamente 80 años le comentó a un miembro del equipo haber colocado pescado contaminado con un un químico agrícola para evitar que los cuervos arruinaran su cosecha de papas.

“No sé si vinieron gatos (a comer el pescado)”, comentó el hombre, pero la policía por fin tenía un sospechoso.

“No hay muchos cuervos en Umashima y la comida encontrada en los campos estaba claramente destinada a los gatos”, aseguró la organización Street Cat Rescue (SCAT).

Fue así que las autoridades comenzaron a investigar las ya no tan misteriosas muertes y enviaron a analizar muestras del pescado encontrado en la isla. Algunos activistas consideraron evacuar los pocos gatos que aún seguían vivos para ponerlos a salvo mientras la policía se encontraba resolviendo este caso.

Finalmente en octubre de 2019, SCAT presentó una denuncia penal contra el hombre. La policía envió los resultados de la investigación a los fiscales y se espera que este hombre sea acusado de violar la Ley de Bienestar y Manejo de Animales, y la Ley de Protección y Control de Aves y Mamíferos Silvestres y Manejo de Caza, según información del Diario Mainichi Shimbun.

Con información de Magaly Montoya