Alemania planea abolir los popotes y cubiertos de plástico para el 2021

58
CUBIERTOS DE PLASTICO

La iniciativa entrará en vigor en julio y se enfoca en la desaparición de desechos plásticos que produce la industria restaurantera.

En Alemania se ha aprobado ayer una iniciativa para combatir la cantidad de desechos plásticos que hay en los océanos, la cual, se dirige específicamente a la industria restaurantera en dicha nación. Se trata de una prohibición para todos los utensilios plásticos que usualmente se ofrecen en estos comercios.

Cubiertos de plástico, popotes, tapas, envases, etcétera, serán abolidos completamente una vez que llegue el mes de julio del año 2021. Este proyecto tiene como objetivo reducir el impacto ambiental que han provocado los plásticos que terminan en las aguas del mar, y por extensión, entre la fauna marina, que siempre termina sufriendo las peores consecuencias.

Con este esfuerzo, Alemania, está llevando a cabo una acción que corresponde a los acuerdos que tiene la Unión Europea para combatir el daño al medio ambiente provocado por residuos plásticos. Se sabe que una de las primeras empresas restauranteras que van a retirar materiales plásticos de sus productos, es McDonald’s, que asegura comenzará por popotes y recipientes para postres.

Se trata de una medida que desde hace décadas se señalaba como necesaria, organizaciones como Green Peace, manifiestan que se trata de un esfuerzo mediocre, y que no es lo suficientemente contundente en sus restricciones. Ocean Conservancy, una organización ambiental estadounidense, indicó hace solo cuatro días, que los desechos plásticos en el mar han superado en cantidad a las colillas de cigarrillos, cosa que no sucedía desde hace más de treinta años. El año pasado, recogieron 4.7 millones de envoltorios plásticos en un perímetro de 39.358 kilómetros de costa. 

Se estima que la magnitud de este problema ambiental se triplicará para el año 2040, si el uso de plásticos no se reduce. Los desechos plásticos que hay en los océanos han aumentado debido a la abundancia de guantes, mascarillas, envases de desinfectante, y demás utensilios médicos que se han utilizado contra el coronavirus. Con el encierro y la población obteniendo sus alimentos mediante servicios de entrega a domicilio, la situación tiende a acrecentarse.

Por último, a mediados de mayo, la organización World Wild Life, calculó que si en Italia llegaba a terminar en el océano tan solo el 1% de mascarillas, serían por lo menos 10 millones; considerando el tiempo que ha pasado desde entonces, seguramente ya son más. 

Es verdad que los utensilios plásticos que se utilizan en restaurantes, especialmente de comida rápida, son una pequeña parte del problema, sin embargo, no deja de ser importante esta iniciativa alemana, ya que además de que reducirá buena parte del plástico que se tira al mar, es un ejemplo de cómo políticas ambientales pertinentes pueden cambiar también los modos de producción actuales de muchas de las compañías más relevantes del mundo.

Con información de J. Augusto Peña.