154 elefantes murieron en Botsuana y nadie sabe por qué

120

Por Magaly Montoya 


En los últimos dos meses se han encontrado 154 elefantes muertos al noroeste de Botsuana. Investigadores y autoridades desconocen la causa de la muerte y la cantidad de ejemplares hallados sin vida continúa aumentando.

El 11 de mayo se reportaron los primeros hallazgos de elefantes muertos. Las autoridades desestimaron la caza furtiva como causa del fallecimiento ya que sus cuerpos se mostraban intactos. Posteriormente se descartaron teorías de envenenamiento por humanos (pues ocasionalmente son exterminados ya que dañan aldeas y cultivos) o ántrax maligno.

“Todos los cadáveres recuperados no muestran signos de caza furtiva”, declaró el Coordinador Regional de Vida Silvestre, Dimakatso Ntshebe.

El Ministerio de Medio Ambiente, Conservación de Recursos Naturales y Turismo de Botsuana informó que ya se encuentran investigando la muerte de los animales, pero los esfuerzos para determinarla se han complicado por las restricciones de viaje debido a la pandemia de COVID-19 que ha retrasado el envío de muestras a un laboratorio en Zimbabue.

Botsuana es el hogar de la mayor población de elefantes en África. En 2019 el African Elephant Status Report calculó 131,626 ejemplares. Debido a una drástica disminución en la población de elefantes, en 2014 el expresidente Ian Khama prohibió la caza de estos animales. Sin embargo, sólo a 5 años de este anuncio, el presidente Mokgweetsi Masisi levantó dicha prohibición en 2019, garantizando el restablecimiento de la caza “de manera ordenada y ética en conformidad con la Ley de Conservación de la Vida Silvestre y Parques Nacionales”.

El gobierno alegó la toma de esta decisión afirmando que el elevado número de ejemplares crea problemas en los asentamientos humanos y destruye cultivos, además de que el aumento del número de depredadores también ocasiona daños al ganado.

Mientras tanto, “aún estamos esperando los resultados sobre la causa de muerte exacta”, declaró el coordinador Ntshebe.