Al noroeste de Victoria, en Bright (una ciudad australiana), una mujer encontró a un “peculiar cachorro” quejándose en su patio. Como no podía identificar si se trataba de un perro o de un zorro, decidió llevarlo a un centro veterinario para consultar la opinión de un experto. A “Wandi”, como fue apodado, le realizaron pruebas de ADN y ¡vaya sorpresa que se llevaron!

¡Se trataba de un cachorro de “dingo” de las tierras Altas, una subespecie de lobo propia de Australasia que se encuentra en grave peligro de extinción! El cachorro fue examinado y se le encontraron heridas en la espalda, por lo que se cree que un águila lo capturó como presa y, por alguna razón, lo dejó caer cerca del patio donde lo encontraron.

“Wandi”, el dingo, fue trasladado al santuario de la Fundación Australiana del Dingo, donde se le otorgarán los cuidados necesarios y será integrado a un programa de reproducción que busca la conservación de esta especie de lobos.

Por Ximena Delgado