Este lunes falleció en un cruce de la colonia Alvaro Obregón en Toluca, Estado de México un niño de 11 años que, junto con sus hermanos, eran limpiaparabrisas en vacaciones para poder comprarse algo o apoyar a su familia con los gastos.

El niño estaba por entrar a la secundaria.

Apenas pasaba del medio día, la hora en que es sol pega con más fuerza, cuando el menor comenzó a sentirse mal, para cuando uno de sus compañeros quiso acercarse para ayudarlo, el niño se desvaneció completamente cayendo a la carpeta asfáltica.

Sus hermanos comentaron que sí habían desayunado, y antes de su desmayo, se comieron unos tacos.

Para cuando la ambulancia del Servicio de Urgencias llegó, ya era muy tarde. Únicamente confirmaron la muerte de Miguel,  que se encontraba tirado en el piso a lado de sus herramientas de trabajo: una botella con jabón y un pequeño jalador.

Su hermano mayor no entiende qué pasó, pues no estaba enfermo ni se había sentido mal recientemente.