Jen Hatmaker, una bloguera publicó recientemente en su cuenta de Instagram el impacto que los abrazos de mamá provocaron en el Austin Pride Parade.

Jen compartió que ellxs, mamás, papás e inclusive el pastor de su iglesia, asistieron a la marcha a dar abrazos del tipo de abrazo que una mamá le da a su hijo. 

“Mi mamá ya no me quiere”, “Mi papá no me ha hablado en tres años”, “Extraño esto”, pudieron escuchar por parte de las personas asistentes que han sido rechazadas por sus familias.

Los abrazos que dio el pastor de la iglesia, fueron de los más poderosos debido a que ellos necesitaban apoyo incondicional.

Esta iniciativa fue organizadas por Free Mom Hugs, un grupo donde sus miembros son madres que “aman plenamente a los niños LGBTQ”. 

Esto nos deja ver cuánto puede significar un abrazo para las personas que no se sientes amadas por sus padres, madres e inclusive pastores.

¿Quieres más información? Visita freemomhugs.org