Una mujer madrileña grabo una historia de Instagram mientras le colocaba un cigarrillo en la boca a su bebé de 11 meses, al pequeño se le cae el cigarro encendido en el sofá y por poco lo quema, pero la madre se lo vuelve a poner en la boca.

La historia de Instagram estaba acompañada con el mensaje “escuchadlo bien” y emoticones de risa.

Luego de que la historia y su perfil recibiera miles de comentarios negativos, la mujer pidió disculpas públicamente diciendo “Estoy muy arrepentida, reconozco que el vídeo no tenía ninguna gracia”

“Me equivoqué y me encuentro asustada por todo lo que se está liando”.

Supuestamente, la intención de la madre, era que su hijo rechazara el cigarro y le ocasionara asco. “Como la madre que echa pimienta al chupete para que el niño le coja asco”.