«Low Cost [Paisaje escénico sobre la Crisis Climática]», una calurosa experiencia multisensorial y reflexiva

28



* El proyecto de la compañía L.A.S. [Laboratorio de Artistas Sostenibles], dirigido por Laura Uribe y Sabina Aldana, es un ensayo en acción a través de 10 cuadros escénicos que van de un monólogo y multimedia, a la danza ritual y contemporánea

* Con una dimensión política y un enfoque documental, provoca a los espectadores a responder la pregunta: ¿Qué futuro queremos hoy?

* Luego de sus presentaciones en el Festival El Aleph, permanecerá hasta el 2 de julio en el Teatro Juan Ruíz de Alarcón del Centro Cultural Universitario

CIUDAD DE MÉXICO, 08 de junio de 2022.- Uno oso polar cantando, una conferencia con los grandes líderes políticos y empresariales del mundo, incluyendo al presidente; el trágico desenlace de la banda de rock Led Zeppelin, la famosa escultura del perro magenta del artista Jeff Koons y una sangrienta danza guerrerense para invocar a la lluvia parece que no tienen nada en común, sin embargo, todo ello convive con un mismo fin en Low Cost [Paisaje escénico sobre la Crisis Climática], la cual se presenta en el Teatro Juan Ruíz de Alarcón en el Centro Cultural Universitario hasta el 2 de julio.

La puesta en escena de la compañía L.A.S. [Laboratorio de Artistas Sostenibles], descrita por la directora y dramaturga Laura Uribe como un ensayo en acción a través de 10 cuadros escénicos modulares y fragmentados que despliegan diversas perspectivas entre el ser humano y el mundo natural, se trata de una experiencia multisensorial inmersiva en la que se conjuga teatro, danza, plástica, música y multimedia con una dimensión política y un enfoque documental.

Low Cost no cuenta una historia principal, sino que la dramaturgia opera como un mapeo alrededor de un tema que es la crisis ambiental que actualmente vivimos, a partir de convocar diversas voces que intervienen en la pieza escénica. Laura expone que solo se tiene un actor protagónico, Antonio Salinas, cuya actuación más que encarnar personajes, les da voz.

“En una conferencia profana a diversas posiciones políticas respecto al Antropoceno dando un dictamen radical de medidas a tomar para evitar la catástrofe ambiental, el mismo actor que se viste con una botarga de oso polar mostrando su cabeza humana mientras un paisaje sonoro habla sobre el luto que viven los animales y que luego despliega una coreografía contemporánea que concluye con el juego y la réplica del perro magenta de Jeff Koons como eje central, metáfora y alegoría de la economía”, expone.

Ello mientras se escucha la voz de un anciano que habla de la economía como motor único del sentido de la vida. En el escenario también se escuchan otras voces humanas que exclaman, gritan y gimen al quedar ahogados en montañas de plástico, seguido de la voz de una poeta varada en un aeropuerto impedida por tomar su vuelo low cost (bajo costo) debido al calentamiento global.

“La apuesta fue buscar distintas situaciones que acercaran muchísimo al espectador a un problema real, en este caso se establece a través del calor, de situaciones en donde el calor es insoportable, en donde no se va poder tomar un avión debido a los problemas atmosféricos y al final retomamos una alegoría en donde la pregunta fue: ¿hacia dónde queremos construir nuestro futuro y qué futuro queremos construir?”, detalla.

Para responder a ese cuestionamiento pensaron en el retorno a la tierra, al cuidado de los elementos y los rituales como una forma de colectividad, por ello convocaron a José Manuel Mondragón, un danzante tradicional que principalmente trabaja con la danza de Zitlala, Guerrero, símbolo de la petición del agua a cambio de sangre derramada por los golpes en batalla y, finalmente, la compañía hace una invitación al público a responder dicha pregunta que se despliega en pantalla.

Arte y ciencia en el escenario

Low Cost tiene su origen entre 2017 y 2018 cuando la directora realizó Proyecto Sed, en torno a la problemática del agua en México, detonado por las problemáticas de agua en su piso y en su colonia; a partir de esto investigó en torno a la escasez del agua en el país y conoció a la doctora Alice Poma, coordinadora del programa de Cambio Climático del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, quien convocó al L.A.S. a ingresar a la convocatoria para Proyectos de Apropiación Social del Conocimiento de las Humanidades, Ciencias y Tecnologías de Conacyt en 2019, el cual fue aprobado.

“La búsqueda radicaba en que el arte pudiera ser un intermediario con la ciencia y con la investigación, dado lo que nos explicaba la doctora Alice Poma de que la ciencia puede llegar a generar un lenguaje más especializado y quizá alejar a la misma sociedad de las temáticas en torno al cambio climático. Al tratar un tema tan complejo como es el cambio climático, ahora llamado la crisis climática, nos preguntamos cuál sería el mejor formato para poder acercar a las y los espectadores, pensamos que quizás hacer un teatro tradicional nos podría alejar aunado a que no lográbamos comprender cómo hacerlo”.

Debido a que en L.A.S. [Laboratorio de Artistas Sostenibles] uno de sus ejes centrales tiene que ver con el trabajo multi-inter-transdisciplinar, es decir, relacionarse con diferentes áreas y disciplinas artísticas, pero también con diferentes áreas del conocimiento, consideraron congruente que la mejor manera de expresar esta temática tenía que ver con la interdisciplina, por lo que convocaron a diferentes artistas para poder lograr ese engranaje entre lenguajes y medios.

Se trata de un paisaje escénico que invita a una experiencia polisensorial, en donde se atiende a todos los sentidos, incluso al olfato, como “cuando se habla de la historia de la aviación haciendo una alegoría con la historia de la banda de rock Led Zeppelin en cuanto a que fracasó con su banda al igual que el primer autodirigible que pudo volar, lo cual es documental ya que la pieza en sí tiene un tratamiento de esta índole, aunque también hay una intersección con lo ficcional”.

Laura Uribe detalla que el mismo paisaje escénico les permitió crear un espacio fértil para poner en relación los diversos lenguajes y colocar al escenario en una red en la que los seres humanos, objetos inanimados, animales y plantas, estén en el mismo plano, como si no hubiera jerarquía entre lo humano, lo vegetal y lo objetual.

Estrenada en el año 2019, pocos meses antes de la pandemia provocada por la Covid-19, “esta obra se podría ver como un presagio, como una premonición extraña, ya que en una de las frases de la obra se dice: —Sí, el cambio nos dolerá, nos dolerá muchísimo, pero es necesario hacerlo—, en ese sentido, esta propuesta es vigente y pertinente ya que ahora, además del cambio climático, la humanidad entera se enfrenta al desafío de adaptarse a esta nueva normalidad detonada por esta situación de salud pública y de crisis climática que atravesamos”, comparte.

En el elenco acompañan a Antonio Salinas y José Mondragón, los figurantes Vladimir Iván Grajales Meave, Daniela Plaza Gómez y Eduardo Arriola Núñez. La dirección de arte, escenografía, utilería y vestuario es de Sabina Aldana, producción ejecutiva de Ginna Narváez Rubio. En el video Arte y dispositivo multimedia está Héctor Cruz, el diseño de iluminación es de Tenzing Ortega y el sonoro de Homero Guerrero, bajo la dirección de Laura Uribe, beneficiaria del Sistema Nacional de Creadores de Arte SNCA 2022-2024.

Low Cost [Paisaje escénico sobre la Crisis Climática] presenta funciones jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas, hasta el próximo 2 de julio. Los boletos tienen un precio de $150, con 50% de descuento a alumnos, maestros, exalumnos de la UNAM e INAPAM. Los Jueves de Teatro UNAM el costo es de $30 pesos.