Científicos de la NASA abrieron por primera vez, una muestra de roca y suelo lunar, material que se había mantenido intacto desde su recolecta realizada por los astronautas del Apolo 17 en su último viaje.

Durante el Apolo 17 los astronautas Eugene Cerman y Jack Schmitt recolectaron muestras de roca y suelo lunar siendo introducidas en un tubo de 4 cm de ancho y 2 cm de largo, muestra que llegó a la Tierra en 1972. Desde entonces no se ha realizado otro viaje a la Luna y tampoco se había abierto dicho tubo de recolección, hasta ahora. 

La NASA  ha informado que la muestra fue abierta el 5 de noviembre de este año en el laboratorio de Conservación Lunar en el Centro Espacial  Johnson, en Houston.

Este procedimiento se llevó a cabo como parte de la iniciativa de Análisis de Muestras de Próxima Generación (ANGSA). Teniendo  como objetivo estudiar los ejemplares con las nuevas tecnologías científicas que han mejorado en los últimos 47 años, y así tienen  la oportunidad de analizar los ejemplares de formas que antes no eran posibles”.

“Hoy podemos realizar mediciones que simplemente no fueron posibles durante los años del programa Apolo”, dijo la Dra. Sarah Noble, científica del programa ANGSA en la sede de la NASA en Washington. “El análisis de estas muestras maximizará el retorno de la ciencia de Apolo, así como permitirá que una nueva generación de científicos y curadores refine sus técnicas y ayude a preparar a los futuros exploradores para las misiones lunares previstas en la década de 2020 y más allá”.

Esto proporciona un vínculo esencial entre los exploradores lunares de primera generación de Apolo y las generaciones futuras que explorarán la Luna.

Por Andrea Yarith