La familia grafitera del sur de CDMX. Mamá, papá, hijos todos a grafitear!

172

Vecinos de la Colonia Villa Lázaro Cárdenas en los alrededores del Colegio México han sorprendido varias veces a la familia grafiti haciendo pintas en las bardas de casas, puertas, negocios y el colegio México ubicado en Ave Acoxpa en el sur de Coyoacán y límites con tlalpan.

Se trata de una pareja joven de aproximadamente 30 años de edad con un joven de otros 20 años y un pequeño de apenas 10 quienes se encargan de colocar grafitis por toda la colonia.

Son aproximadamente las 12 de la noche en las puertas del Colegio México, mamá y papa enseñan al pequeño a grafitear y como esconder rápidamente las latas bajo la sudadera cuando se aproximan las patrullas de delegación tlalpan (el sector que se encuentra junto al basurero de tren ligero estadio Azteca)  un cuarto joven se coloca al otro lado de la avenida para silbar en señal de aviso cuando se aprecian las luces de las patrullas a la distancia. Rápidamente la familia grafiti esconde todos los implementos en las sudaderas y  la bolsa de mamá y pretende dar un paseo por el camellón. Claro ¿por que no?  un familia feliz  respirando aire puro a la media noche con un pequeño de 10 años ¿Quién podría pensar mal?

En varias ocasiones los vecinos de Acoxpa, Club Atlas, Club América y otras calles aledañas a plaza Paseo Acoxpa han reportado a las patrullas de la presencia de este equipo de  grafiteros, sin embargo la familia tiene muy bien ensayado su número al llegar los oficiales solo encuentran a una familia feliz jugando con su pequeño en  los jardines y camellones de la colonia ya sin  evidencias ( latas de aerosol) que la cuarta persona a corrido a esconder luego de avisarles que se aproxima la autoridad.

Debido a que operan a media noche las fotos que han tomado los vecinos con celulares no son lo suficientemente claras aún, solo se sabe que la familia grafiti se pierde luego de su travesura por las calles del bordo.

Hasta el momento resultan impunes, llegará el día en que los oficiales logren aproximarse con las torretas apagadas y los agarren con las manos en la masa, esperan los vecinos, que ya se han acostumbrado a periódicamente pintar de nuevo sus casas.

“Mira mi hijito aquí es el juez cívico  donde tienes que decir que no es cierto que tu no pintas nada” ¿dirán los papas al pequeño para irlo curtiendo el día de su arresto? .