Kung Fu vs Esclerosis Múltiple la Historia de Karen Panecatl 

 

Fue un Jueves de Mayo de 2015 a las   7am cuando me despertó una llamada de Karen al celular: “No puedo mover la pierna, acabo de despertar y no puedo mover la pierna” me dijo asustada, yo acabando de despertar y sin idea de lo que sucedía lo primero que le dije fue seguramente te dormiste de ese lado y se te durmió la pierna, ahorita se te quita.  No fue así se trataba de un brote de esclerosis múltiple, pero Karen no recibiría su diagnostico sino hasta una semana después.

Pasó un día entero y Karen seguía inmóvil, para ese momento el pánico ya se había apoderado de todos nosotros.  En ese momento lo mejor que se me ocurrió fue llevarla con mi maestro de acupuntura y amigo de muchos años Roberto Alcocer, le colocó unas agujas y tras dos sesiones como magia empezó a mover la pierna! Ya pasó el susto y todo perfecto!  Quien sabe que fue pero ya esta bien, fue nuestra primera reacción, pero la EM  volvería a atacar.

 

Tras varios días  Karen seguiría experimentando desconexión de sus extremidades, piernas, brazos, manos dolores intensos en las piernas y espalda y lo mas grave la  inquietud de perder el movimiento totalmente. La Esclerosis Múltiple en mujeres termina muchas veces por dejar al paciente en silla de ruedas, sin poder valerse por si mismo, lo cual es el temor más grande de todos los que han enfrentado esta enfermedad, Cuando finalmente llego el diagnóstico del instituto nacional de neurología fue abrumador, en ese momento temí por Karen, yo sabía que las personas que la amamos  nunca la dejaríamos sola y apoyaríamos pero Karen siendo una mujer emprendedora e independiente sería su peor desgracia, el anuncio de la enfermedad es devastador.

Creí ver por unos instantes el temor en sus ojos, pero Karen reaccionó totalmente diferente; como enojada contra el destino empezó a entrenar mas fuerte, en contra de las recomendaciones médicas ejecutaba saltos de Kung Fu y vueltas de carro,  empezó a entrenar Kung Fu y Qi Gong mañanas y tardes y parecía ofendida  cuando le decía “no camines yo voy por ti a la casa” –  “Yo me voy sola! No vengas!”,  si quieres yo cargo las bolsas  –  No estoy manca yo las cargo! – me contestaba.

Como una máquina de artes marciales Karen empezó a tomar clases de Kung Fu  en nuestro templo  diariamente, y empezó a viajar a Nueva York con nuestro ShiFu Shi Yan Ming a tomar clases con el,  por supuesto empezó a llevar un tratamiento muy caro en el Instituto de Neurología que no cura la EM  pero que ayuda a sobreponerse a sus síntomas, sin embargo este medicamento no puede usarse por siempre, y debe colocarse en el hospital únicamente, así que Karen tenia otros planes;  lo usaré mientras se pueda usar me dijo,  pero no me voy a confiar de eso.

¡Quiero ir a China!   Un día terminando la clase de Kung Fu me dijo, “pero el problema es que el medicamento no te lo van a poder poner en China” le dije, pues si viajábamos estaríamos a la deriva al otro lado del mundo sin especialista en EM y sin medicamento,  no me parecía la mejor idea.  “ No me importa , no vienes conmigo?  Yo voy” me respondió en un tono desafiante.  No sabia si sentirme contento o temeroso de la actitud desafiante de Karen,  por supuesto me tenía sorprendido para bien por la forma en como había abordado su enfermedad, cuando muchas personas se derrumban ella había optado por enfrentar a la EM como a un oponente en el combate de Kung Fu, pero a veces pensaba para mi mismo: ¿no estará yendo demasiado lejos? ¿Que tal que por exagerar le sucede algo?  Trate de convencerla de posponer el viaje, cuando vi que era inútil decidí invitar a nuestros alumnos a un viaje a China y viajar en grupo, fue así como visitamos a nuestros hermanos de Kung Fu en China 2016.

El viaje fue todo un éxito y nuestros hermanos de las escuelas de Shaolin China nos recibieron increíblemente,  llevándonos a conocer los lugares mas importantes de ese bello país.  Llegamos a visitar a los hermanos de Shi Yan Ming en Shaolin y  a conocer la montaña Wudang.

Al llegar a los pies de la montaña Wudang  nuestro guía nos explico la subida a la punta de la montaña es por un teleférico, también hay carretillas o existe la subida tradicional por las escaleras, más de 3,000 escalones  aproximadamente 4 horas para subir.  En ese momento baje la cabeza con resignación en señal  de   “ hay no “  pues yo ya sabía con quien venia, ya sabia que opción íbamos a tomar.

Me tomo 6 horas llegar hasta arriba, Karen por supuesto subió trotando y aprovechaba mi cansancio para tomarse fotos y disfrutar los paisajes en lo que me esperaba a que la alcanzara,  la bajada tendría que ser por el teleférico pues ya era muy tarde así que en esta ocasión si me impuse “nos bajamos por el teleférico Karen!! Entiende ya es tarde!”   y lo logre, sería uno de mis pocos logros por convencerla de ya pararle un poco a el ejercicio.

Al volver a México Karen se sentía muy contenta de haber viajado y aprendido en China,  se veía feliz  y parecía haber olvidado un poco lo cruel que puede ser el destino a veces. No le duro mucho la felicidad, pasando los meses las noticias sobre acosos contra mujeres,  violaciones, personas fraudulentas que venden sanación mágica y asaltos  empezaron a ponerla de malas de nuevo.

Empezó a tomar clases de tiro de defensa,  especializarse en Qi Gong con ShiFu Shi Yan Ming y a leer sobre crímenes en la ciudad de México  y con la ayuda de un buen amigo especialista en defensa personal ( Dr. Fabián Rueda ) empezó a diseñar  dos  campañas: la primera  contra la EM   ( serinmune.org )   y la segunda el curso de defensa personal para mujeres  ( shaolindefense.org ) con el cual una ves más Karen se consolidaba como inspiración  ahora también para las mujeres de nuestra ciudad. ¿Una chica con esclerosis dando clases de defensa personal?   Cada ves que las chicas pensaban  es que yo estoy muy bajita, es que yo estoy muy flaquita, como me voy a defender? Karen les respondía  “pues yo tengo esclerosis múltiple”  y  las chicas se quedaban sin respuesta.

Hasta el día de hoy Karen Panécatl sigue siendo una fuente de inspiración para todos quienes la conocen,  personas con enfermedades degenerativas se acercan a ella para preguntarle cómo hace para estar tan bien, chicas de la Ciudad de México asisten a sus cursos para aprender defensa personal, y en nuestro mismo templo hombres y mujeres lo buscan para aprender Kung Fu y Qi Gong.

“Oh noooo! me va a tocar contra Karen!  Ya perdí”   exclama Gloria (estudiante de Kung Fu) cuando ve las categorías de nuestro torneo de artes marciales  de noviembre, “no ella esta en la de avanzados” le respondo,  “ A bueno entonces si me inscribo”  replica.

Por supuesto no todo es color de rosa, Karen Panecatl se enfrenta a los mismos problemas que todos nosotros, también es objeto de ataques, envidias y personas sin escrúpulos o ignorantes que la critican: “esos cursos de defensa no sirven”, “Como una enferma de EM va a dar clases de artes marciales”, “El Kung Fu y el Qi Gong no sirven para combatir enfermedades”,  pero Karen no se inmuta  ella sigue siendo la prueba viviente de que todos podemos tomar nuestra salud  y seguridad en nuestras manos y cientos de personas la siguen y admiran tomando sus recomendaciones.

Algún día tendremos la cura de la EM, algún día prevalecerá la igualdad de genero, pero mientras tanto guerreras como Karen continuaran sirviendo como inspiración para nosotros.

En clase Fernando (estudiante de Kung Fu) dice:  “maestro hoy no voy a entrenar fuerte por que me duele la pierna”  Karen voltea a verlo y Fernando  corrige  “bueno si”.

  • Por Mtro. Daniel Corona

Para conocer los proyectos de Karen visita: