Después de unas horas en que el fuego ardió sin piedad, a las 23:38 de la noche (tiempo de París), la brigada de bomberos confirmó que “Notre Dame está salvada”. La estructura resistió, pero por dentro está destrozada y el techo se cayó en su totalidad.

Por su parte, el portavoz de la catedral, André Finot, había dicho por la tarde: “Todo está siendo devorado por las llamas, no quedará nada de la estructura”.

La embajada de México en Francia, ofreció su apoyo para la reconstrucción que será extenuante durante los próximos años…tal vez cientos de años.

La catedral de Notre Dame resguardaba la corona de espinas de Cristo, uno de los clavos con el que Jesús fue crucificado y un pedazo de la cruz.

Anualmente, esta catedral emblemática por su estilo gótico, recibía cerca de 13 millones de visitas. La aguja, que con el incendió, ha caído, alcanzaba los 96 metros. En 2018, se hizo un llamado para recaudar dinero, pues la catedral comenzaba a sufrir un importante deterioro, se estimó que para poder restaurarla se necesitaban 160 millones de dólares.

En los últimos siete días, al menos una docena de iglesias han sido vandalizadas en varios puntos de Francia.

Han pintado cruces con excremento, dañado representaciones de Cristo, robado y pisoteado hostias.