Después de la tragedia, así quedó el interior de la catedral de Notre Dame en París.

Su edificación comenzó en 1163 y terminó en 1345, posteriormente en 1845 tuvo una restauración. Hoy, después de unas horas en que el fuego no cedió, su interior está destruido y la estructura apenas soportó.