¡Híjolel! No es sólo la posible defraudación, la corrupción, el karma y la explicación del porqué de la racha infame de mala suerte, sino saber que la cooperativa y el equipo sí metan goles… pero contra sus agremiados. ¡Chale! Qué coraje y atención hay que poner a este caso.