Tuvo que cambiar un gobierno para que Angy lograra salir libre. Después de cuatro años injusta e ilegalmente en prisión, quizá hasta a la luz de todo lo que se está exponiendo con respecto al cartel del Aeropuerto y sobre todo, mucho activismo y determinación de su familia y seres queridos, Angélica ya está libre y evidencia otro enorme y obscenos errores que el sistema judicial y penal comete a diaro: el encarcelamiento de inocentes. Ella está lista para continuar con su vida, concentrarse en sus estudios y una carrera donde crecer y superar lo ocurrido. Todos deseamos lo mismo, pero tenemos que cambiar a los que hacen de la ley el arma de la ilegalidad.