Todos los días en nuestra gran ciudad hay una lucha constante, contra delincuencia, abusos, atropellos, negligencia y hasta con vecinos incómodos, pero sólo algunas veces resulta inverosímil, como en el caso de la lucha de los vecinos de la calle Río Nilo en la Colonia Cuauhtémoc, Alcaldía Cuauhtémoc, que pretenden salvar las jacarandas ubicadas frente al número 38 de Río Nilo, con más de 30 años de antigüedad, de ser taladas por Misho Residencial S.A. de C.V.  quienes a su vez han sido denunciados en otros proyectos en la CDMX.

Al realizar una búsqueda simple en el buscador de su preferencia en Internet encontramos múltiples reclamos y denuncias por parte de vecinos de distintas alcaldías de la Ciudad de México en contra de Misho Residencial S.A. de C.V., a quienes en esta ocasión no les fue posible brindar una entrevista con su servidor.

Sin embargo, al leer el permiso con el que la constructora pretende talar las Jacarandas, sorprende el encontrar que la forma de resarcir el daño a la comunidad será donando motosierras telescópicas.  Si claro ¿por que no? Pues ya no las van a usar, pero son útiles para seguir cortando más árboles por toda la ciudad, entonces pues que las aprovechen ¿pensarán?

Por más de un mes vecinos de la calle Río Nilo han creado guardias diurnas y nocturnas para evitar que se derriben estos árboles que, de acuerdo a testimonios, se encuentran ahí desde que varios vecinos eran niños y los recuerdan con cariño, asimismo los vecinos denunciaron que la constructora no tiene un proyecto aprobado que respalde la necesidad de derribar estos árboles, ni tampoco deberían estar autorizados para construir un edificio de ocho pisos, pues el programa parcial de desarrollo de la colonia Cuauhtémoc para esa zona permite únicamente cinco pisos, pero se habla de que existe un polígono de actuación para cambiarle el uso de suelo y aumentarle el número de pisos.

El día ocho de marzo la alcaldía de Cuauhtémoc en atención a las múltiples demandas de los vecinos revocó el permiso otorgado a dicha constructora para derribar los árboles. Sin embargo, los vecinos denuncian que los intentos por derribarlo han continuado incluso a horas de la madrugada tratando de sorprender a los manifestantes.

Desde su toma de posesión la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum ha demostrado su apoyo para revisar todos los polígonos de actuación de la ciudad, puesto que en estos oscuros instrumentos existen varios huecos legales dejados por la administración anterior para facilitar la corrupción y el desorden inmobiliario que podrían permitir no solo la tala ilegal de árboles como es el caso de la calle de Rio Nilo, sino también poner en riesgo la vida de los ciudadanos en construcciones amañadas como las que se evidenciaron en los pasados sismos. Tan sólo en lo que va de su administración se han revocado ya 48 permisos y revisado 174 polígonos, sin embargo, los vecinos temen ser sorprendidos y perder sus queridos árboles recuerdo de su niñez, pues afirman que son seres vivos sin justificación suficiente para matarlos y han tenido ya varios intentos por derribarlos de manera ilegal, con uno de ellos incluso que terminó con detenidos en el ministerio público el pasado viernes.

Aquí la nota en los espacios de  Fernanda Tapia: