Por Ximena Delgado

Probablemente sabías que el Monte Everest es la montaña más alta del mundo, pues tiene una altitud de 8,848 metros sobre el nivel del mar. Seguro también sabías que se localiza en la cordillera del Himalaya y que es una de las fronteras naturales entre Nepal y China. Lo que de seguro no sabías es que se está convirtiendo en el basurero “más alto” del mundo… Así como lo acabas de leer…

 

Cada vez más aventureros pagan miles de euros a diferentes agencias con tal de subir a la cima de esta hermosa montaña y tomarse una “selfie” que demuestre sus grandes hazañas. El problema es que ese gran número de personas están dejando a su paso una enorme cantidad de desechos, entre ellos, restos de empaques de alimentos, tanques de oxígeno, artículos que utilizaron en su campamento, las mismas casas de campaña e incluso excrementos. El gran graaan GRAN problema (como todos aquellos residuos que no son desechados correctamente y que terminan contaminando su entorno y más allá) es que estos son sepultados por la misma nieve, haciendo que su degradación sea IMPOSIBLE por las bajas temperaturas, causando el efecto contrario ¡¡¡su conservación!!! Ante el gran problema de contaminación, el gobierno de Nepal ha adoptado medidas que aplica a los montañeros, las cuales consisten en realizar un depósito de 4,000 dólares previos a su expedición que les serán devueltos si bajan de la montaña un mínimo de 8 kilos de basura por persona. China, por su parte, multa a las personas con 100 dólares por kilo si no vuelven con esa misma cantidad de basura. A pesar de todo esto, las medidas han sido casi totalmente ignoradas y más viajeros dejan sus residuos. Para que te des una idea, de acuerdo con datos proporcionados por el Comité de Control de la Contaminación de Sagarmatha, en tan sólo una expedición para la limpieza de la zona realizada en el 2017, se recogieron 25 toneladas de basura y esto sigue empeorando (¡Qué horror!). Ahora imagina que ante la situación en la que nos encontramos, en la que el calentamiento global es más notable y los glaciares y la nieve se derriten con mayor facilidad, ¿a dónde crees que va a parar esa agua contaminada?

Por desgracia, este problema no es exclusivo de la zona del Everest y se trata más bien de un problema global que está alcanzando hasta los rincones más inhóspitos del planeta (sin exagerar). Es momento de reflexionar en nuestros hogares sobre las acciones que deberíamos estar realizando en torno al cambio climático y la nula cultura en pro del medio ambiente que tenemos, ¿no crees? No se trata tan sólo de países como Nepal o China, se trata del ser humano destruyendo hasta la montaña más alta del mundo.