Por Ximena Delgado

En una conferencia de prensa, llevada a cabo ayer miércoles 4 de septiembre, los abogados del capo Joaquín Guzmán Loera (alias “El Chapo” Guzmán) dieron a conocer una declaración de su cliente en la que afirma que el gobierno de Estados Unidos pretender quitarle 14,000 millones de dólares. Por ello pide que “su dinero” sea extraditado a México y se le entregue al presidente Andrés Manuel López Obrador para que lo destine a los pueblos indígenas. 

El narcotraficante actualmente se encuentra en una prisión de máxima seguridad en el estado de Florida, sin embargo, aseguran que antes de que le dictaran sentencia, Guzmán llamó por teléfono a su madre y a sus hermanas y les informó del asunto. Mencionó también que “ese dinero no pertenecía a Estados Unidos, sino al gobierno de México”. José Luis González Meza Badillo y Juan Pablo Badillo soto, defensores de “El Chapo”, informaron que se están llevando a cabo los trámites pertinentes para trabajar en la repatriación a México no sólo del dinero, sino también del capo, quien fue sentenciado a cadena perpetua el pasado 17 de julio.